Ventajas e inconvenientes de la lactancia materna

Es buena la lactancia

La alimentación del bebé, es uno de los principales pilares de su bienestar. La lactancia materna ofrece múltiples beneficios para el niño. En primer lugar, contiene todas las propiedades nutricionales que necesita en esta etapa vital tan importante incluso, a largo plazo. Gracias a ello, la lactancia fortalece su sistema inmunológico. Los beneficios de esta alimentación perduran incluso en la etapa adulta. Por ejemplo, aquellos niños que en su infancia fueron alimentados con leche materna tienen menos posibilidades de sufrir sobrepeso cuando son mayores. El exceso de peso es uno de los grandes problemas de salud de la sociedad actual.

Ventajas de la leche materna para el bebé

La leche materna también reduce el riesgo de mortalidad infantil como consecuencia de enfermedades como la diarrea o la bronquiolitis. Los efectos de estas dolencias pueden ser más agudos en esta etapa. Ya que en este momento vital, el bebé es especialmente vulnerable ante cualquier posible problema de salud.

Uno de los principales beneficios de la lactancia materna tiene que ver con el factor económico. Es decir, permite a la madre ofrecer una alimentación de calidad a su niño. Sin el coste añadido que supone la leche de fórmula. Además, aporta la comodidad de que no requiere el proceso de preparación de la artificial. Aportando una inmediatez. Esto siempre resulta práctico, pero especialmente, durante las tomas nocturnas.

La lactancia materna potencia en el bebé su desarrollo físico y emocional durante el primer medio año de vida. Los nutrientes de la leche materna también previenen posibles enfermedades futuras. Por ejemplo, el asma y la diabetes. Desde el punto de vista ambiental, también es importante destacar el valor ecológico de la leche materna puesto que no requiere el empaquetado habitual de la artificial.

A través de los momentos de lactancia, el vínculo de madre e hijo también adquiere la intimidad emocional que acompaña a esta relación de arraigo afectivo. Por tanto, a través de estos espacios compartidos, el bebé reconoce la presencia de su madre y se siente protegido. Algo que alimenta su afectividad y su autoestima desde las primeras semanas.

A diferencia del biberón, cuando se alimenta a un bebé a través de leche materna es más difícil calcular la cantidad exacta que ha tomado. Y este es un aspecto a tener en cuenta.

Beneficios de la lactancia materna para la madre

La lactancia materna protege también a la madre. Por ejemplo, recupera antes su peso habitual tras dar a luz. También es un protector de salud frente a posibles dolencias, por ejemplo, cáncer de mama. Además de ello, también reduce el riesgo de sufrir anemia.

Otro beneficio saludable es que previene el riesgo psicológico de sufrir depresión postparto. Esto está relacionado con la importancia de la hormona oxitocina en su vinculación con los sentimientos agradables y pensamientos positivos. La lactancia materna aporta una experiencia emocional totalmente vivencial para la madre.

Que beneficios tiene la lactancia

Inconvenientes de la lactancia materna

Uno de los inconvenientes de la lactancia materna es que, como cualquier experiencia vinculada con la maternidad, es muy importante tener paciencia hasta adquirir una seguridad. Algunas mujeres sufren estrés en esta etapa ante las dudas que sienten. Por tanto, también se genera cierto sufrimiento a partir de la idealización de la lactancia materna porque en la práctica, no todo es de color de rosa. Por ejemplo, pueden surgir dificultades.

Desde el punto de vista de la conciliación laboral, uno de los principales riesgos es la dificultad que experimenta la madre al retomar sus compromisos profesionales cuando continúa con la lactancia. Mientras que el padre puede adoptar un rol más activo en la alimentación del bebé gracias al biberón, la lactancia materna puede hacer sentir a la madre que echa de menos tener más tiempo para sí misma al no poder delegar esta tarea en nadie más. Cada vez con más insistencia se solicitan zonas para la lactancia en lugares de trabajo. También en lugares públicos, por esta razón, es necesario llevar a cabo programas de apoyo para potenciar el empoderamiento femenino en la maternidad.

Además, algunas mujeres también experimentan cierta incomodidad al dar de mamar al bebé en algunos espacios públicos porque pese a la naturalidad del acto, todavía existen ciertos prejuicios frente a ello.

Cada caso es diferente, por esta razón, la mejor decisión es aquella que mejor se ajusta a las necesidades de una situación específica. Es decir, nadie debe tener sentimiento de culpabilidad por no dar de mamar a su hijo.

Los grupos de apoyo a la lactancia, en los que participan madres que comparten su experiencia, son un refuerzo emocional muy positivo para quienes quieren nutrirse de la retroalimentación de vivencias en un espacio de diálogo y escucha activa en el que construir lazos en torno a la maternidad. Estos grupos organizan reuniones periódicas en las que puedes plantear todas tus dudas al respecto.

Tags: