Qué es la depresión preparto: afecta a mujeres y hombres

prevencion depresion posparto

La depresión posparto ha sido más estudiada por los expertos, que la depresión preparto, aquella que se produce en el propio proceso de gestación. Una depresión que en gran medida está condicionada por la vivencia del temor que producen los cambios que se van a producir en la familia. Miedos que pueden condicionar a la protagonista desde distintos puntos de vista.

Por ejemplo, el temor no solo se alimenta de lo emocional. También, de lo económico. Por ejemplo, una persona con bajos recursos económicos e inestabilidad laboral puede temer un futuro de inestabilidad familiar en donde se sienta desbordada por la responsabilidad del presupuesto.

Además, aunque la mayoría de las mujeres experimenta alegría cuando va a tener el bebé, en un primer momento, necesita un tiempo para asimilar la noticia. Especialmente, si ha sido un embarazo inesperado. La depresión preparto también puede ser una consecuencia de la cadena de pensamientos negativos y temores que experimenta la madre en esta etapa de la vida: «¿Y si el bebé viene con algún problema de salud?». Los pensamientos fatalistas pueden ir en aumento.

Síntomas de la depresión preparto

Uno de los síntomas de depresión preparto más habitual es la conciencia de estar angustiada la mayor parte del tiempo. En un estado de alarma permanente que te lleva a vivir los días al límite de una urgencia. Sin embargo, conviene romper con los tópicos de creer que este tipo de depresión solo afecta a la mujer ya que los hombres también pueden sufrirla. En este caso, el nivel de estrés aumenta. Una de las causas más frecuentes de este tipo de angustia es creer que no se está preparado para ser padre y formar una familia. Asumiendo las responsabilidades que ello implica. Desde esta perspectiva, tanto ella como él viven el embarazo no como un disfrute. Sino como un estado de agobio permanente.

¿Cuáles son los síntomas frecuentes de depresión durante el embarazo? Por ejemplo, alteración del apetito, cambios en el sueño, cambios constantes en el estado de ánimo y pensamientos negativos.

La persona que sufre depresión preparto experimenta cierta obsesión con su propio estado. Es decir, de pronto, toda su realidad se reduce a su nuevo rol. Pero además, este sufrimiento también está acompañado por el sentimiento de culpa. Y por el silenciamiento, ya que muchas personas, motivadas por este sentimiento de culpa, ocultan cómo se sienten realmente.

Una depresión difícil de diagnosticar

Además, uno de los motivos por los que con mucha frecuencia la depresión preparto no es diagnosticada ni tratada, es porque con frecuencia la propia mujer considera que muchas de las sensaciones típicas de este estado, son inherentes al propio embarazo. El principal riesgo de sufrir una depresión no tratada es que aumenta el riesgo de sufrir depresión postparto. Y si ya de por sí es difícil diagnosticar la depresión en el embarazo, todavía lo es más en el hombre que desde su rol de padre, en ocasiones, parece un agente secundario en el mapa familiar.

Con frecuencia, cuesta diagnosticar la depresión en el embarazo, por el prejuicio de creer que esta etapa de la vida solo puede producir bienestar y alegría. Conviene recordar que muchas mujeres cambian su propia autopercepción durante la gestación. Influidas también por el factor hormonal. Pero además, asimilar los cambios de un primer nacimiento o la ampliación de la familia con la llegada de un segundo hijo, son factores que pueden hacer sentir frágil y vulnerable a la protagonista.

Es importante puntualizar que la depresión preparto puede afectar incluso al desarrollo del bebé. Esta es una de las razones por las que el diagnóstico y el tratamiento de esta dolencia emocional es tan importante para la salud del niño.

futuro de la maternidad

Visualizar el futuro de la maternidad en negativo

La depresión preparto está relacionada en gran medida con la tendencia psicológica que el ser humano tiene de anticiparse al futuro de un modo habitual. Sin embargo, en el embarazo esta anticipación surge como una respuesta al conocimiento de la noticia de la maternidad. Sin embargo, quien sufre una depresión durante el embarazo, experimenta este malestar en gran medida. Porque la proyección que realiza de su futuro es triste y en color gris. Una percepción que es una respuesta al miedo.

Es una realidad que se retroalimenta, es decir, la depresión fomenta los pensamientos negativos. Pero al mismo tiempo, la depresión también puede ser una consecuencia de una acumulación de factores. Uno de ellos, el exceso de negatividad que afecta a la salud emocional. La depresión produce sentimiento de soledad. Aquella persona que padece este malestar se siente incomprendida. Cree que los demás idealizan su estado de maternidad. Y esto hace que guarde el malestar en la intimidad de su conciencia. Sin embargo, la depresión altera el estilo de vida.

Sin embargo, ante cualquier malestar, habla con tu médico. Como experto, te orientará en aquello que puedes hacer para cuidarte. La depresión se supera con ayuda, tiempo y paciencia.