Cómo estimular al bebé para aprender a hablar

Aprender a hablar

La capacidad de comunicación es inherente al ser humano desde que nace. El recién nacido también comunica a través de su expresión corporal, el llanto, su sonrisa o su mirada. Sin embargo, la adquisición del lenguaje oral, por medio de las primeras palabras, es un momento especialmente decisivo en la vida de cualquier adulto. En torno a los cuatro meses, el niño inicia sus balbuceos que muestran el comienzo de un personal lenguaje.

Lo cierto es que los padres pueden colaborar para que el niño se sienta más motivado a hablar. ¿Cómo actuar para conseguir este efecto? Por ejemplo, puedes lograr este objetivo a través del recurso del juego. Puedes jugar con tu hijo a hacer que aparezcan o desaparezcan objetos, nombrando de forma repetida ese objeto en un tono expresivo.

Cuando leas cuentos al niño también puedes potenciar la teatralización de tu voz para lograr conectar con la emotividad de la mente infantil. De este modo, puedes poner diferente voz para entornar el mensaje de diferentes personajes.

Cuando hables a tu hijo, es importante que busques el contacto visual para despertar un mayor interés en aquello que estás diciendo. Además, también puedes relatar en voz alto los pasos que vas haciendo. Por ejemplo, puedes decirle: «Ahora te ponemos los zapatos», cuando se los pongas. Este es un ejemplo que puedes aplicar a la mayoría de acciones concretas del día a día.

Trucos para fomentar el lenguaje en los niños

Es muy posible que el bebé no diga las palabras correctamente, especialmente, aquellas que tienen una mayor complejidad de sílabas o sonidos. Sin embargo, no le corrijas constantemente. Utiliza el refuerzo positivo para motivarle. Lo que sí puedes hacer es enfatizar el uso correcto de la palabra en tus conversaciones para que el bebé se acostumbre a la sonoridad del término.

Cuando hables a tu hijo en casa es recomendable que no haya otros ruidos de fondo. Por ejemplo, apaga la televisión.

Comienza por repetir al bebé palabras sencillas cuya entonación exageras de un modo expresivo para estimular su sentido del oído. Además, también puedes utilizar canciones infantiles para fomentar el lenguaje infantil con la cadencia propia de una melodía.

Lo más recomendable para contagiar tu pasión por las letras al bebé es que tú mismo sientas esa pasión por la palabra. Es decir, hábitos como la lectura, el cine o la música pueden ayudarte a adquirir una mayor riqueza de vocabulario. Cuando hables con tu bebé es recomendable que utilices frases cortas y sencillas. Respetando la estructura básica de las oraciones de sujeto, verbo y predicado.

Pedagogía para aprender a hablar

Antes de los doce meses puedes enfatizar los términos de aquellas cosas que forman parte del universo infantil, por ejemplo, el chupete, el pañal, el bebé, la cuna… Ayuda a que tu hijo conozca su entorno. Además, comienza regalando a tu hijo cuentos acordes a su primera etapa vital. Cuentos con grandes dibujos y poca letra.

Y aunque parezca obvio, es muy importante que respetes los ritmos de tu hijo. Esto implica, por ejemplo, comprender el valor de los silencios puesto que si saturas al bebé con palabras continuas, entonces, no le dejas el espacio que necesita para expresarse. Haz preguntas sencillas a tu hijo pero no te adelantes en sus respuestas si él no te contesta. De lo contrario, no hará el esfuerzo de darte una contestación.

Las correcciones siempre deben realizarse de un modo positivo. Por ejemplo, si cuando ve un gato dice «miau», tú puedes utilizar en voz alta la expresión correcta: «Sí, es un gato». Es decir, aunque tú entiendas qué quiere decir exactamente, no adoptes como propios los términos incorrectos. Háblale de modo positivo para que él te entienda. Es muy importante que seas alegre, enérgico y optimista en la valoración de cada logro que hace el niño. Porque no solo es importante su primera palabra o el momento en el que dice mamá o papá. Sino que el lenguaje es un valor fundamental de su desarrollo como ser humano.

Fomentar el hábito de cantar con el bebé también es una buena rutina para motivarle a expresar sus primeras palabras ya que la letra vinculada a una canción se memoriza más fácilmente.

Cuales son las ventajas de ir a la guardería

Ventajas de ir a la guardería

Si el niño acude a la guardería, notarás cómo durante las primeras semanas de asistencia, el bebé comienza a expresar nuevas palabras. Ten presente que en las guarderías se llevan a cabo muchas actividades de educación que estimulan a los niños. Si contratas una niñera para cuidar del bebé en casa, entonces, puedes valorar la posibilidad de contratar a una persona bilingüe para que hable al niño también en inglés. O una cuidadora que tenga estudios de pedagogía ya que por su formación, tendrá una mayor preparación para estimular el lenguaje infantil a través de dinámicas específicas y útiles.