Consejos para cuidar tu cabello durante el embarazo

Como cuidar el pelo embarazada

El cuidado del cabello no solo es un ritual de estética, sino también, de salud. Por esta razón, durante el embarazo intenta poner una atención especial en el cuidado de tu melena para prevenir efectos negativos como un incremento en la caída. En aquella etapa de embarazo que transcurra en meses de buen tiempo como la primavera o el verano, incluso, parte del otoño, deja que tu pelo se seque al aire.

Cuando utilices secador, colócalo a una distancia razonable. Por otra parte, si habitualmente utilizas peinado de coleta o trenza, intenta lucir con menos frecuencia este tipo de look para el que necesitas gomas de pelo que pueden llegar a oprimirlo. Estas gomas facilitan la rotura del pelo, lo debilitan.

Pide hora en la peluquería para darte una agradable sesión de autoestima. Cortar las puntas cada mes y medio, por ejemplo, es una buena fórmula para mantener un cabello saneado. Durante el embarazo, no cambies de peluquería, confía en tu centro de belleza habitual porque al conocerte mejor, también podrán asesorarte de un modo más personalizado.

Cuando tú te laves el cabello en casa, no abuses de la cantidad de jabón. Como dato de aproximación, puedes utilizar una cantidad similar a una cucharada. Una mayor cantidad no es sinónimo de un mejor lavado puesto que el exceso puede dejar restos. Además, aprovecha ese momento para realizarte un suave masaje capilar, que por tanto, reduce el estrés. Un masaje de dos minutos que puedes tomar como un regalo de bienestar.

Cómo tener un pelo sano y cuidado en el embarazo

El estado de tu cabello puede ser un reflejo de factores importantes en tu estilo de vida. Por ejemplo, la alimentación. En la cesta de la compra, añade frutas y verduras de temporada porque al estar en su óptimo momento de maduración, tienen un alto contenido nutricional que aporta a tu organismo, el bienestar que necesitas en este momento.

Además, regula la temperatura del agua porque el agua muy caliente puede resecar el cabelllo, dejándolo sin brillo y apagado. El agua templada cuida las fibras capilares. Al finalizar el lavado, utiliza una toalla para quitar el efecto de la humedad. Sin embargo, no oprimas tu melena con la toalla, haz este gesto suavemente porque en caso contrario, favoreces la rotura. Elige una toalla de una textura suave y agradable. Además, puedes fomentar el hábito de cepillarte el cabello no solo a primera hora de la mañana, sino también, antes de acostarte cada noche. Elige un peine de púas asnchas.

Bajo ningún concepto utilices ningún tipo de tratamiento anticaída para el cabello si estás embarazada sin consultarlo previamente con tu médico puesto que puede existir algún tipo de contraindicación importante entre este tratamiento y tu estado. Por tanto, cualquier duda que tengas sobre un tema de salud, si notas un aumento notable de la caída del cabello, confía en un experto que es quien mejor te va a orientar sobre aquello que más te conviene ahora mismo, priorizando siempre tu salud general.

calidad para el cabello

Productos de calidad para el cabello

Utiliza productos de calidad para tu cabello. No solo puedes elegir buenos champús en los supermercados y centros de belleza, sino también, en la farmacia. En este caso, el farmacéutico es una figura de confianza a quien poder consultar cualquier duda. Elige aquel tipo de producto que mejor se ajusta a las necesidades de tu tipo de pelo. Y evita el uso de lacas y gominas porque dejan el pelo apagado y sin vida.

Como recomendación de salud, nunca te acuestes con el pelo húmedo puesto que este tipo de acción puede propiciar un resfriado.  No es necesario que te laves el pelo todos los días para que luzca mejor. Sin embargo, la frecuencia en los lavados depende en gran medida del tipo de cabello. Si usas un champú para el lavado diario, elige un champú suave. Tú mismas irás descubriendo cuál es el tipo de producto que más te gusta, a base de ensayo y error. Es decir, puedes hacer una comparativa de productos para hacer una selección de aquellos que son tus favoritos.

Una buena frecuencia de lavado durante el embarazo es una vez cada tres días. Sin embargo, si tú notas que necesitas hacerlo con más frecuencia, aplica una sola dosis de champú en cada lavado diario. No te obsesiones con la caída del cabello durante el embarazo, esta es la mejor medida para prevenir el malestar que puede producir este hecho.

La belleza de una autoestima sana durante el embarazo

Mírate al espejo cada día, como un acto de autoestima para enviarte amor hacia ti en forma de pensamientos positivos porque el modo en el que te hablas a ti misma, influye en cómo te sientes. Y la belleza es una cuestión que nace principalmente, de una autoestima sana. Durante el embarazo y siempre. Este sentirte bien contigo misma también es vital para prevenir una posible depresión postparto. ¡Cuídate y disfruta de ti!