Cómo reducir el estrés durante el embarazo

como reducir el estres

Las emociones pueden somatizarse. Existe un tipo de estrés positivo que está asociado con un hecho externo lógico que lo produce. Por ejemplo, durante los días previos al parto, conforme la embarazada visualiza ese momento de incertidumbre, experimenta un mayor nivel de inquietud. Sin embargo, este estrés es positivo puesto que resulta adaptativo y también, porque desaparece una vez que se supera el hecho que lo produce.

Es decir, prepara al cuerpo y a la mente, para el momento que va a vivir. Sin embargo, existe otro tipo de estrés negativo, también conocido como distrés que es aquel que desborda a la protagonista en forma de un malestar que le lleva a vivir el presente como una amenaza constante ante cualquier imprevisto. Sin duda, tener unos niveles de estrés controlados durante el embarazo te va a ayudar a cuidar tu calidad de vida en esta etapa. No solo desde el punto de vista anímico, sino también, físico.

Muchos dolores y molestias corporales tienen su origen en un foco emocional. Tristemente, el estrés es una vivencia interiorizada como totalmente natural en el estilo de vida moderno. Marcado por la prisa y el trabajo constante. Pero está claro que el embarazo es un buen momento para desaprender hábitos e interiorizar otros nuevos. Súmate al movimiento slow que defiende la importancia de apreciar la esencia de las cosas gracias a una conciencia plena.

¿Cuáles son las causas de estrés durante el embarazo? En primer lugar, los miedos asociados a esta experiencia. El temor al futuro puesto que las expectativas de la maternidad pueden bloquear a aquellas mujeres que son muy exigentes consigo mismas. Además, el miedo a que ocurra algo inesperado durante el embarazo puede producir inquietud. La principal causa de estrés en este momento no es externo, sino interno. Es decir, remite al modo de ser y el carácter. Es decir, si la mujer que está embarazada es una persona que, durante toda su vida ha tenido el punto débil de la impaciencia, es muy posible que este siga siendo un punto a corregir durante la gestación.

Consejos para el estres durante el embarazo

Consejos para reducir el estrés en el embarazo

El cine es una de las experiencias más recomendables para relajarte. Siempre y cuando, previamente leas la crítica de la historia y elijas un tema que potencia emociones agradables. Actualmente puedes disfrutar en cartelera de la película de la que todo el mundo habla: «La La Land: La ciudad de las estrellas». Te sumerge en un universo mágico de buen rollo y excelentes vibraciones. Con películas como esta te sentirás totalmente renovada a nivel emocional, si has tenido un día difícil.

Despide cada día con unos minutos de reflexión interior. Por ejemplo, cierra los ojos para realizar un repaso mental de los mejores momentos que has vivido en esa jornada. Cierra el capítulo de hoy haciendo elogio de la gratitud hacia una situación, una persona o un momento que quieres dedicar mentalmente a tu bebé.

Y es muy importante que, en esta etapa, diferencies entre aquellos aspectos que dependen de ti y aquellos que trascienden a tu voluntad. Por ejemplo, puedes elaborar un plan de preparación al parto y también, un plan de conciliación cuando finalice tu baja maternal. Centrarte en aquellos aspectos que puedes controlar, te va a dar una mayor tranquilidad.

Haz que tu vida sea bonita. Mímate como mereces. Cuídate y siéntete la protagonista de una etapa de tu vida que mereces vivir con intensidad. Da ideas a quienes te rodean de cosas que agradeces en este momento. Es decir, busca la colaboración externa. No esperes que los demás adivinen tus pensamientos. Este es un buen momento para aprender a delegar, no quieras hacerlo todo sola. Si tienes dificultades para hacerlo, rompe con la creencia irracional que te lleva a creer que nadie puede hacer las cosas tan bien como tú las haces.  También alimentas la autoestima de aquellas personas que se ven reforzadas por tu confianza.

Cómo tomarte la vida con más calma

Es muy saludable que durante el embarazo cuides especialmente tu descanso. Utiliza ropa y calzado cómodo. Una siesta o el placer de sentarte en el sofá de casa, son rutinas muy necesarias durante el embarazo. Especialmente importante es que aprendas a escuchar tu cuerpo porque las sensaciones físicas, te ayudan a descubrir tus necesidades de cada momento.

Baja el ritmo durante el embarazo, tómate las cosas con más calma. Por ejemplo, pospón hasta un tiempo después de dar a luz, proyectos personales que pueden suponerte un mayor nivel de estrés ahora mismo. Sumar una secuencia excesiva de hechos durante esta etapa, puede hacerte sentir desbordada.

Utiliza una agenda para organizar tu tiempo buscando el equilibrio entre ocupación y descanso. Cambia tu concepto de lo urgente para entender que, ahora mismo, no hay nada tan importante como cuidar de ti y de tu bebé. Olvídate del estrés durante el embarazo y empieza a disfrutar de él.