Cómo elegir una cuna segura para el bebé

Elegir cuna

Una de las compras más importantes para dar bienestar al niño es la cuna del bebé. Hasta que el bebé tenga tres meses, puedes elegir una minicuna puesto que ofrece el confort necesario en esta primera etapa. La ventaja del moisés, además, es que puedes desplazarlo de una habitación a otra de forma cómoda. Así puedes observar al bebé en la habitación en la que tú estás en cada momento. Pero además, este espacio reducido también aporta sensación de protección al bebé durante el descanso.

Compra la cuna en una tienda de confianza. Una tienda que ofrece productos de marcas de calidad. Desconfía de las cunas antiguas porque antes no existían criterios de seguridad tan estrictos como ahora. Observa especialmente las esquinas de la cuna para comprobar que no hay salientes peligrosos que pueden producir algún tipo de rasguño o de engache.

Consejos para elegir la cuna de bebé

Tal vez te resulte muy romántica la idea de utilizar una cuna en la que tú dormiste en tu infancia por el valor añadido que tiene el legado emocional. Puede que esa cuna sea preciosa, pero es mejor priorizar la seguridad. Cuando compres la cuna en la tienda, elige un modelo que sirva hasta el momento en el que el niño duerma en cama. Por ejemplo, solicita información sobre para qué peso y altura es recomendado ese modelo.

Es muy importante observar con especial atención la distancia que hay entre los barrotes de la cuna para que no sean una causa posible de accidente doméstico. La distancia de seguridad de los barrotes puede ser de en torno a 4,5 y 6,5 cm. En definitiva, la cuna debe cumplir con todas las condiciones de la Unión Europea.

Desde el punto de vista de la higiene, es muy práctico elegir una cuna cuyos interiores pueden lavarse fácilmente en la lavadora. Este aseo frecuente es muy importante para prevenir olores. El colchón debe adaptarse como un guante a la cuna para que no queden huecos vacíos entre los que puede caer el niño mientras duerme.

El colchón de la cuna debe de tener firmeza para ofrecer un mejor descanso al niño. Un colchón que no sea ni muy blando, ni muy fuerte. Este equilibrio es el que mejor se ajusta a las necesidades de la corporalidad infantil en la primera etapa. Infórmate sobre los materiales en los que está elaborada la cuna para comprobar que son no tóxicos. Puedes encontrar un amplio catálogo de cunas de madera o de metal.

Otros consejos de seguridad para comprar una cuna para bebes

La cuna del bebé es sinónimo de descanso. Muchas parejas deciden colocarla en su habitación para sentir la proximidad del niño durante los primeros meses. De este modo, padres e hijos se retroalimentan de la proximidad emocional. Igualmente, la lactancia materna resulta más cómoda cuando el bebé duerme en la misma habitación porque de este modo, se evitan los desvelos.

Sin duda, la decoración del cuarto infantil es un proyecto muy especial para los padres. ¿Dónde colocar la cuna? Es recomendable colocarla lejos de la ventana para evitar este punto de corriente de aire. Antes de decorar el cuarto también es recomendable hacer una revisión del estado de la ventana para comprobar que funciona correctamente.

No solo para fomentar el aislamiento térmico, sino también, acústico como aislante de los ruidos exteriores de la calle. Por motivos de seguridad, tampoco debes colocar cuadros, estanterías o lámparas en la superficie próxima a la cuna. Puesto que en caso de caída, esto puede suponer un riesgo para el niño.

Elegir una buena cuna convertible

Elegir cunas convertibles

También puedes hacer una inversión de futuro. Por ejemplo, una cuna convertible que, en el futuro se transforma en cama, es un mueble que en un primer momento requiere una inversión más alta pero lo vas a rentabilizar con el paso de los años. Un posible inconveniente del uso de este tipo de cuna es que tiene un tamaño mayor que el formato tradicional. Por este motivo, también es más complicado encontrar modelos de sábanas que se ajustan a la perfección. Al elegir una cuna convertible es muy importante que compruebes que todas las piezas tienen bordes redondeados. Porque este tipo de forma incrementa la seguridad del bebé.

Este tipo de mueble también tiene el inconveniente de que al ser más grande puede ser menos recomendado para habitaciones pequeñas. Del mismo modo, al ser más pesado, será difícil mover la cuna de una habitación a otra (si alguna circunstancia lo requiere).

Del mismo modo, tampoco es recomendable decorar la cuna con adornos externos, por ejemplo, cintas y lazos. Por muy bonitos que resulten estos detalles a nivel estético, esto puede suponer algún riesgo para el bebé. Una cuna segura es aquella que ofrece mucha estabilidad y resistencia. Cuando elijas la cuna en tienda, valora la atención al cliente como un valor.

Tags: